Nostalgia de lo que jamás sucedió

Diciembre 28, 2012  |  anotaciones  |  Compartir

Neville Magazine. Posted on diciembre 18, 2012 by Nevillescu (por Pablo Batalla Cueto)

La convulsa historia de amor de Max Costa y Mercedes Inzunza dura cuarenta años; sin embargo, unidos, sus tres fugacísimos choques de trenes a lo largo de esos cuatro decenios no sumarían más de un par de semanas. Así son siempre, al menos literariamente hablando, las más hermosas historias de amor: flores de un día, o deslumbrantes cometas que atraviesan el firmamento y refulgen allá arriba apenas unos segundos, antes de que su luz irreal se extinga durante otro par o tres de milenios. Planetas que logran alinearse durante un suspiro cósmico, antes de verse arrastrados en direcciones contrarias por la inercia irresistible de sus propias órbitas. Amaneceres que lo son siendo ya crepúsculos. Respirar, a la vez, la luz y la ceniza.

Historias como la de aquella anciana que seguía durmiéndose cada noche contemplando, melancólica, la fotografía del brigadista checoslovaco que no fue el padre de sus hijos. Rick Blaine e Ilsa Laszlo en París. Francesca Johnson y Robert Kincaid en Madison County. Laura Jesson y Alec Harvey en la estación de Milford. Edenes al alcance de la mano, encerrados tras un muro de realidad, deber y costumbre cuyo cemento quisiera ser embellecido con la mano de pintura de una de esas tristezas elegantes que dan sentido a una vida. Nostalgia de lo que jamás sucedió. «Qué hubiera sido si» o «Qué andarás haciendo ahora», preguntarse para los adentros escrutando un punto indefinido más allá de la ventana, mientras dos o tres churumbeles ruidosos corretean por el salón y, en el sofá, un hombre gordo ve fútbol en la tele o una mujer vulgar cose calceta. El tango de la Guardia Vieja es una de esas historias.

Los escenarios escogidos para acoger las idas y venidas de Max y Mecha contribuyen a que el cañonazo de nostalgia ajena sea dos veces rotundo. Buenos Aires, 1928. Niza, 1937. El mundo en el que Max y Mecha se acometen es un mundo que ya no existe, barrido por el tornado de la segunda guerra mundial. Los propios Max y Mecha han muerto hace ya décadas. Hay un rabioso tempus fugit agazapado en el interior de cada bote salvavidas del transatlántico Cap Polonio, un ubi sunt en cada pitillera de carey, un collige virgo rosas en cada adoquín del Paseo de los Ingleses, un aura aetas en cada ficha del casino de Montecarlo y un paradise lost vibrando en cada nota de cada tango. El decorado es un personaje más en El tango de la Guardia Vieja, tal vez el más importante y con toda seguridad el mejor de todos, por más que los dos principales, fascinantes, complejos, trufados de matices, opongan una competencia feroz.

Hay un tercer escenario: Sorrento, 1966. Allí, las luces de la Europa de Entreguerras ya se han apagado casi por completo y los dos amantes se dan de bruces, sexagenarios ya, por última vez, transcurridos treinta años desde la anterior. El tango de la Guardia Vieja es también una amarga reflexión sobre la vejez y la decadencia humanas.

Aderezando el conjunto, no falta el puñado habitual de filias y fobias perezrevertianas: el ajedrez, el espionaje, el héroe cansado, España como enfermedad incurable («lugar triste, rencoroso y con olor a sacristía, gobernado por estraperlistas y gentuza mediocre, paraíso de la envidia, la barbarie y la vileza»). También hay alguna novedad insólita, como las escenas de sexo no convencional que don Arturo, primerizo en tales zarandajas, solventa con elegancia.

Hasta aquí el apartado de «lo bueno». Lo malo, dar la vuelta a la esquina de la última página, cerrar el libro empapado aún de su magia, levantarse de la cama aquejado de una cierta punzada de orfandad, mirar por la ventana y toparse al otro lado no la cerúlea luminosidad de la bahía de Nápoles, sino una muralla anochecida de horrorosos despropósitos arquitectónicos de quince plantas, cortesía del desarrollismo franquista. Darse cuenta de que la vida es devastadoramente gris fuera del angosto refugio de la buena literatura.



Sin comentarios


Trackbacks

  1. Arturo Pérez-Reverte
  2. Adrian Peñacorada
  3. teresa soler
  4. Clau
  5. Sak´em all
  6. Benito Camelas
  7. Gabi Sab
  8. lola madrid
  9. nisi
  10. Yeti Simpaticon
  11. veronica montiel
  12. Marcelo Díaz
  13. Jerónimo Garzón
  14. Eduardo Anson
  15. Carmen S
  16. Ramón Canle
  17. Mar Delgado
  18. Estefania Moldon
  19. maria esther leal
  20. MOSTEIRO SL
  21. Ara Boullosa
  22. Vicent Negre
  23. david gonzalez doña
  24. Olivia R.C
  25. Una Mirada Común
  26. Sonia
  27. Beatriz Geric
  28. stella bruzzesi
  29. Sonia
  30. Brenda Herrería Gil
  31. Dámaso Martínez
  32. Ana Maria Espin
  33. Rvioquec
  34. Francisco J. Catón
  35. Noelia Spn
  36. Bertita Acoca
  37. María Gómez
  38. corsaria del viento
  39. Feliciano Miguel
  40. Elena Martín
  41. Elena Ulzurrun
  42. Efrén Álvarez
  43. Mayte Garcia
  44. Daniel Álvarez C.
  45. Guadalupe Alonso R
  46. Ada
  47. Gustavo Bernal
  48. Tiberio Mies vdRohe
  49. Marta Arenas
  50. Hotel San Anton Abad
  51. locadeatar
  52. Marina
  53. Andres Egas
  54. Isabel Vega Blanco
  55. gustavo garcia
  56. Margot Schrödinger
  57. Leonardo Alzogaray
  58. José Peñín
  59. Chema Flores
  60. ALFREDO SANCHEZ
  61. Iñigo Veiga
  62. Pablo Arriola
  63. Santi O. Alcaraz
  64. Urbano Restaurante
  65. M Carmen Lozano
  66. Librería Biblos
  67. Maria Angeles Zafra
  68. sonia martinez
  69. Ade Fdez-Palacios
  70. José Manuel
  71. Elizabeth Lopez
  72. pepa cañas
  73. eva mendez
  74. aelita74
  75. Srta. Vainilla
  76. Nela
  77. Ana Virumbrales
  78. Manuel
  79. Cristina Calderón
  80. ELena Vidal
  81. Socrates Alvarez
  82. Tiramisú de Limón
  83. Youngnight
  84. Olga Galindo- Romo
  85. marisa
  86. rubcn
  87. David Ludovic
  88. Estefanía Muñoz
  89. Lullaby
  90. FABIOLA PERDOMO
  91. Marisol Martínez
  92. Elena Álvarez Quintá