La habitación de la soprano

mayo 11, 2012  |  anotaciones  |  , ,  |  Compartir

La isla de San Giorgio vista desde el interior de la habitación de Max. Ésta pudo perfectamente ser la habitación del hotel veneciano que, cuando el asunto de las joyas robadas, el personaje compartía con la soprano brasileña que se quedó sin ellas: compuesta, expoliada y sin gigoló. Por supuesto, la factura del Danieli la pagaba ella. Solían pagar ellas, en el caso de Max. O casi. El viejo zorro —a estas alturas ha recorrido un largo camino desde el Barracas arrabalero de Buenos Aires— siempre supo desenvolverse bien para esa clase de cosas. Tiene buena planta, simpatía, labia, mundología y otras virtudes más o menos útiles para su oficio que irán apareciendo en la novela. Supongo. En realidad me cae bien. Mucho. He invertido mucho trabajo en procurar que así sea: que me caiga bien. Aunque desde luego —conozco bien al personaje porque, además de crearlo, hace año y medio que convivo con él noche y día— nunca le confiaría ni dinero, ni joyas, ni una mujer que me importase conservar. Incluso la simpatía tiene unos límites.

 



Sin comentarios


Trackbacks

  1. Arturo Pérez-Reverte
  2. Álvaro Ancona
  3. Juan Cimarra
  4. Luisa Fda. Rodriguez
  5. Alfaguara
  6. Montserrat Ortiz
  7. Andy García
  8. Gracia Rodríguez
  9. Ada
  10. Lucidio Sánchez O.
  11. oliueta
  12. Paul Morphy
  13. mediasuela
  14. Maria g L.
  15. J. Carlos Agustí
  16. Candide
  17. Rafael Avilés
  18. Mariana Lopez Cas
  19. manuel jesus
  20. Mayari
  21. Milagros Ingelmo
  22. marisa arancibia
  23. Milagros Ingelmo
  24. Milagros Ingelmo
  25. Milagros Ingelmo
  26. Justo Rodríguez